miércoles, 4 de enero de 2012


Cinco dedos

Imagine usted, señor tan poderoso
si algún día con la furia de mi vida,
me levanto con la fuerza de mil pueblos.

Si un aullido certero de caribes
le vomita en su cara de mentiras,
todo el odio que contengo en esta mano.

Esta mano que usted creyó vacía
al robarle de un zarpazo y sin clemencia,
cinco dedos que se alzaban en la brisa.

Pero usted, señor de estiércol nunca supo
que estos dedos no abandonan la poesía,
que los cinco volverán de madrugada.

Que esa mano que acaricia la sonrisa
crecerá hasta volverse universo,
y los cinco llegaran a su guarida
hechos mares, hechos viento, hechos puño
para borrar del planeta su inmundicia.

Alejandro Jusim
27/12/2011

2 comentarios:

Anónimo dijo...

CINCO DEDOS...CINCO PERSONAS....CINCO VIDAS...¡¡¡HERMOSO, SIMPLEMENTE, HERMOSO!!! Quién sino tú, Alejandro, con tu sensibilidad en la piel, en los sentidos, en el corazón, en las entrañas, podía decir TAN GRANDES VERDADES.
Un abrazo, ¡NO, MIL ABRAZOS DESDE EL ALMA.
Sabina.

Nuevo Juglar dijo...

GRACIAS SABI QUERIDA!!!!!